Cinco puntos en el panorama económico indonesio del 2014 al 2018

M. Chatib Basri Ex Ministro de Finanzas

Autor: M. Chatib Basri

Estos cuatro años no son un período fácil para la economía indonesia. ¿Por qué es así? Esta es una pregunta importante que debemos responderla. Desafortunadamente, los esfuerzos para responder a esa pregunta habían chocado con los intereses políticos de las elecciones presidenciales.

Reconociendo los logros del gobierno, a menudo se valora como un esfuerzo para defender al gobierno actual. Por otro lado, criticar al gobierno a menudo se ve como un esfuerzo por deslegitimar el buen trabajo del gobierno, y luego se reduce como un esfuerzo de campaña para apoyar a los opositores políticos.

No es fácil ponerse de pie y ver con calma lo que ha sucedido en nuestra economía en los últimos cuatro años. Pero en la complejidad de los intereses políticos de las elecciones presidenciales, creo que debe haber una discusión fría sobre el desempeño económico en los últimos cuatro años. Necesitamos estar distantes y registrar con calma la condición de nuestra economía.

Noté varias cosas importantes. Primero, acelerar el desarrollo de la infraestructura. Creo que la aceleración del desarrollo de la infraestructura que se ha producido en los últimos cuatro años es extraordinaria. Incluso aquellos que son los más cínicos sobre la administración de Joko Widodo-Jusuf Kalla, creo que deben reconocer el progreso que ha logrado. Y esto es algo muy bueno.

Indonesia ha experimentado un agudo déficit de infraestructura desde la crisis económica asiática en 1998. Se han presentado varios obstáculos que van desde cuestiones de adquisición de tierras, regulación incompleta, preparación de proyectos inmaduros, capacidad financiera limitada hasta ejecuciones problemáticas.

La Ley de Adquisición de Tierras para el Desarrollo de Interés Público, que fue aprobada en 2012, contribuyó en cierta medida a esta aceleración. Además, la asignación de más fondos para el desarrollo de infraestructura también respalda esta aceleración.

Igualmente de importante es la capacidad de ejecutar proyectos de infraestructura. Creo que el desarrollo de la infraestructura es un logro del gobierno de Jokowi-Jusuf Kalla. Con esta estrategia, Indonesia está tratando de responder a los desafíos a largo plazo. Y este es el paso correcto. Necesita ser apreciado.

Segundo, pero interesante, el desarrollo masivo de infraestructura no ha tenido mucho impacto en el crecimiento económico en los últimos cuatro años. En el período 2014-2018, la economía solo creció un promedio de alrededor del 5 por ciento. Esta cifra está claramente lejos del objetivo del gobierno del 7 por ciento.

También vemos que las exportaciones manufactureras están relativamente estancadas. De hecho, el argumento principal para la necesidad del desarrollo de infraestructura son los esfuerzos para reducir los costos logísticos, lo que en última instancia aumentará la competitividad de nuestra economía. ¿Qué hay de malo en esto?

Parece que tenemos que analizar este problema en un tiempo más largo y en un contexto más amplio. La economía indonesia depende mucho de los recursos naturales.

Después de disfrutar del auge de los productos básicos y la energía, el crecimiento económico comenzó a disminuir desde 2012 debido a la caída de los precios de los productos básicos y la caída de los precios del carbón. Esto se vio agravado por una estricta política monetaria y fiscal para superartaper tantrum en 2013. El impacto se sintió en 2013 y 2014.

La situación se vio agravada por la disminución de los precios de los productos básicos y la energía en 2015. Como resultado, las exportaciones, la inversión y el consumo de los hogares también se vieron afectados. Notamos que el crecimiento económico alcanzó su punto más bajo en 2015, 4.9 %.

Los esfuerzos del gobierno para impulsar el crecimiento económico al centrarse en la infraestructura no pueden alentar el crecimiento a corto plazo. El desarrollo de infraestructura, como un esfuerzo para mejorar el lado de la oferta, es necesario, pero solo producirá crecimiento a largo plazo.

A corto plazo, según lo prescrito por el economista John Maynard Keynes, está impulsando la demanda. Para alentar la demanda, se deben hacer esfuerzos para fomentar el poder adquisitivo, por ejemplo, creando programas intensivos en efectivo, aumentando el PKH (El programa de Esperanza de Familia), transferencias de efectivo y otra asistencia social.

El nuevo gobierno comenzó a implementar esta política en 2018. Y en línea con la mejora de los precios del carbón y el aceite de palma, junto con políticas del lado de la demanda como PKH, programas intensivos en efectivo, la economía comenzó a aumentar y alcanzar un crecimiento del 5.2 por ciento en 2018.

La capacidad de Indonesia para crecer un promedio del 5 por ciento en los últimos cuatro años, en medio de la crisis económica mundial, debe ser apreciada. Como país productor de recursos naturales, no es fácil crecer 5 por ciento en medio de la caída y fluctuación de los precios de los productos básicos y la energía.

Pero por otro lado, por supuesto, debemos admitir que el 5 por ciento está lejos de ser suficiente. Si Indonesia solo crece un 5 por ciento, entonces existe el riesgo de que Indonesia envejezca antes de ser rico. En el futuro no podemos depender de los recursos naturales. La transformación económica de regreso al sector de la industria manufacturera debe hacerse.

Desafortunadamente en los últimos cuatro años, no hemos visto que ocurra esa transformación. Nuestra economía todavía depende mucho de los recursos naturales. Como resultado, el impacto de la reducción de los costos de logística, además de ser percibido a largo plazo, no tiene un impacto significativo en las exportaciones y la inversión en la industria manufacturera.

Tercero, una de las otras razones por las cuales el crecimiento económico está relativamente estancado es la elección de políticas que prioricen la estabilidad macroeconómica. Cuando Indonesia se enfrentó a opciones de crecimiento versus estabilidad en previsión de la normalización de la política monetaria en los Estados Unidos, el gobierno y el Banco de Indonesia decidieron elegir la estabilidad.

Esta es la elección correcta y debe ser apreciada. La normalización de la política monetaria en los EE. UU. Ha provocado el impacto de las salidas de capital de las economías emergentes (EM), incluida Indonesia, de regreso a los EE. UU. Como resultado, la rupia se vio afectada e incluso se debilitó el rupia del 13,500 al 15,000 de rupias por dólar en octubre de 2018.

Para superar esto, el gobierno y el Banco de Indonesia implementaron nuevamente una política de estabilización económica, como se hizo cuando se produjo el Tantrum Taper en 2013, al aumentar el interés, reducir los déficits presupuestarios y dejar que la rupia se moviera para seguir el mercado.

El debilitamiento de la rupia ocurrió, el mercado financiero también se vio afectado. Sin embargo, no muchas personas son conscientes de que la rupia y los mercados financieros podrían ser mucho peores si el gobierno y el Banco de Indonesia no llevaran a cabo una política de estabilización.

A finales de diciembre de 2018, tuvimos la suerte de que el banco central de EE. UU., La Fed, dio una señal para “ser paciente” al aumentar las tasas de interés y normalizar la política monetaria. Como resultado, los flujos de capital regresaron a EM, incluida Indonesia, y la rupia se fortaleció nuevamente. El mercado financiero también ha vuelto a la vida.

Cuarto, sobre la deuda. Un tema que ha dominado la discusión pública en los últimos años es la deuda. Veo motivos políticos muy fuertes en este tema. ¿Por qué? Porque en realidad la condición de la deuda de Indonesia todavía es relativamente segura.

Intuitivamente, la deuda no es problemática si las recompensas que obtenemos de las actividades económicas financiadas por la deuda son mayores que los intereses de la deuda que tenemos que pagar. Si el crecimiento de la producción (PIB) es mayor que el interés de la cuota a pagar, el rasio de deuda / PIB disminuirá.

Los datos nos muestran que en 2005, el rasio de deuda / PIB alcanzó el 47,3 %, disminuyó de manera constante y alcanzó su punto más bajo en 2012 del 23 por ciento, estable en 2013-2014 en el rango de 24-25 por ciento, luego comenzó a aumentar y alcanzó el 29 por ciento en 2018.

Entonces, ¿por qué el rasio de deuda / PIB comenzó a aumentar desde 2015? La respuesta es porque el crecimiento económico se está desacelerando. El crecimiento económico fue de alrededor del 5 por ciento, mientras que el déficit presupuestario aumentó, especialmente en 2015. Sin embargo, ¿es preocupante? La respuesta: no.

Solo veamos los datos disponibles. El rasio deuda / PIB del 29 por ciento no es tan baja como 2009-2016. Sin embargo, el nivel del 29 % sigue siendo seguro. Ver en 1999-2008 el rasio deuda / PIB fue mayor que 2018. Después de todo, nuestra economía estaba bien.

Por supuesto, el desafío es cómo alentar un crecimiento económico más rápido. Como mencioné anteriormente, no podemos seguir creciendo solo en un 5 por ciento. El próximo desafío es, por supuesto, cómo con la disminución del déficit primario, se pueden esperar altos efectos multiplicadores. La respuesta, lo más importante a considerar es la calidad de las compras. De cada rupia gastada, se deben obtener resultados óptimos.

Desempleo de jóvenes educados

Quinto, desempleados jóvenes y educados. Notamos una disminución en la pobreza y la desigualdad en los últimos cuatro años. Del mismo modo con el desempleo. Los datos de BPS muestran: en línea con la disminución del desempleo abierto, el porcentaje de jóvenes desempleados (15-24 años) también disminuyó de alrededor del 22% (2014) al 20% (2018).

No solo eso, el porcentaje de desempleados y la mitad de jóvenes desempleados disminuyó de alrededor del 33% al 29%. Esto es algo alentador y debe ser apreciado. Pero es bueno tener cuidado aquí. Necesitamos ver la composición.

Los datos de BPS también muestran: la mayoría de estos jóvenes desempleados tienen educación secundaria y superior. Más específicamente, escuela secundaria general, vocacional, diploma y licenciatura. Hay algo que ver aquí: el porcentaje de jóvenes desempleados con educación secundaria y superior ha aumentado del 60 por ciento (2014) al 74 por ciento (2018).

Esto se debe a un aumento de jóvenes desempleados con educación vocacional de alrededor del 23 por ciento (2014) al 33 por ciento (2018) y también diplomas y académicos del 4,4 por ciento (2014) al 10 por ciento (2018). Es decir, el porcentaje de jóvenes desempleados se reduce de hecho, pero eso es para aquellos con educación secundaria y menos. Principalmente SD y menos (de 55 por ciento en 2014 a solo 10 por ciento en 2018).

¿Qué significan estos números? El crecimiento económico que ocurre no absorbe completamente al grupo de jóvenes (15-24 años) con educación secundaria y superior. Por qué Intuitivamente, a los jóvenes desempleados que tienen menos educación les puede resultar relativamente más fácil conseguir un trabajo. La razón: sus expectativas no son demasiado altas.

Pueden ser más capaces de aceptar “cualquier trabajo” o salarios más bajos, siempre que puedan vivir. Sin embargo, aquellos que tienen educación, especialmente en la escuela secundaria y superior, tienden a ser más difíciles de encontrar trabajo. La razón: están buscando “mejores empleos” en términos de ingresos y estatus.

Además, tienen altas expectativas debido a su mayor nivel de educación. Fácil: solo funcionarán si el ingreso es lo suficientemente bueno. Por el contrario, aquellos con educación inferior pueden estar dispuestos a aceptar trabajos con salarios más bajos.

Entonces, ¿cómo tratar con jóvenes desempleados educados? Debemos proporcionarles trabajos decentes, no solo aquellos que puedan absorber mano de obra. Debemos alentar al sector formal. Por ejemplo, alentar a la industria manufacturera y al sector de servicios formales.

La descripción anterior podría ayudarnos a presentar un retrato de la economía indonesia en los últimos cuatro años. Digo, este no es un período fácil. Hay muchos logros, pero también tantos desafíos que deben resolverse.

Publicado en www.katadata.com en el 10 de septiembre de 2019
Traducido por Indonesianoticia

 

Check Also

Indonesia toma parte como equipo de monitoreo en las elecciones regionales y locales en Venezuela el día 21 de noviembre de 2021

El Embajador de Republica de Indonesia en Venezuela  dio la bienvenida a los delegados de …

Tinggalkan Balasan

Alamat email Anda tidak akan dipublikasikan. Ruas yang wajib ditandai *